947 50 75 75 |

Escapadas enológicas, para disfrutar con los cinco sentidos

escapadas_enologicas

Escapadas enológicas, para disfrutar con los cinco sentidos

El tándem de gastronomía y turismo es un éxito, algo que está viviendo actualmente un momento dulce gracias a la gran presencia de  la cocina y los viajes en los medios de comunicación. A raíz de ello hay muchas propuestas con las que pasar una o más jornadas de una forma completamente diferente como una escapada enológica a una de las zonas con más peso entro del mundo del vino en nuestro país, Castilla y León, cuna del Ribera del Duero, vino con cuerpo y fuerza donde las haya, preciado por muchos, tanto dentro como fuera de nuestro país.

La comarca de Ribera del Duero es un enclave natural que sorprende desde el primer momento en el que se visita, con un paisaje compuesto por una gama cromática variada que discurre por montes y grandes viñedos de donde se extrae uno de los caldos más afamados de nuestro país, siendo la punta de lanza del prisma de los vinos de gran calidad.

Con la familia, los amigos o con la pareja, una escapada a esta zona de España se antoja casi obligatorio para los amantes del buen vino, tanto para los neófitos como para los profanos, porque siempre se aprenden detalles y se descubren cosas que seguramente no hubiéramos podido imaginar sin nuestra presencia en un lugar como este.

Conocer de primera mano todo el proceso de elaboración del vino, desde que se selecciona la uva hasta que se deja reposar en los toneles de roble y la necesaria cata de vinos para sentir aún más la fuerza de esta tierra. La gastronomía de la zona es otra de las propuestas de una escapada de estas características, siempre guarnicionada por un buen vino.

A esta escapada no le puede faltar de nada, ni siquiera un buen alojamiento, donde tanto él como ella quedarán sorprendidos del encanto que tienen estos lugares donde hacer parada y fonda tras un ajetreado día disfrutando del vino en toda su magnitud. No hay excusa posible para no dejarse caer por estas tierras si se saborea el vino con algo más que con el paladar, porque el vino hay que saborearlo, pero también disfrutarlo con todos los sentidos.

Etiquetas:,

Comentarios

Sé el primero en comentar este artículo. “Escapadas enológicas, para disfrutar con los cinco sentidos”